inversionistas

¿Cómo convertir 1,000 dólares en una fortuna?

Publicado el 26 diciembre, 2018

La inspiradora historia de Barbara Corcoran es por muchos conocida entre los inversionistas, pasó de ser una novia despechada a convertirse en gurú inmobiliaria.

Shark tank (piscina de tiburones, en inglés) es uno de los programas más conocidos de la televisión en Estados Unidos, en el cual un grupo de jóvenes presenta sus ideas empresariales y un panel compuesto de potenciales inversionistas (los tiburones) apoyan o descartan la idea luego de ponerlos a prueba.

Barbara Corcoran pertenece al grupo de inversionistas y es una de las más populares del show: la audiencia adora sus intervenciones claras y rotundas y su optimismo contagioso. La gurú inmobiliaria fundó una empresa consultora inmobiliaria The Corcoran Group en 1971.

En sus inicios, comenzó a vender departamentos, emitió informes muy apreciados y valiosos llamados Corcoran report, y en 2001 vendió su empresa por 66 millones de dólares.

Pero sus comienzos no fueron simples. Su familia de origen era muy modesta, incluso comenta que ella compartía habitación con sus cuatro hermanas:

¨Hasta compartíamos las medias¨, afirma Barbara. “Recuerdo que de pequeña tenía problemas para leer y escribir y me retrasaron un curso. Una monja me dijo que si no prestaba atención sería estúpida y desde entonces me di cuenta de que tenía que aprender a ser una perdedora y afrontar los fracasos”, confiesa la empresaria.

Más adelante en su vida, Corcoran debió afrontar un fracaso aún mayor. Con la ayuda de 1,000 dólares de su novio rico, montó una empresa inmobiliaria. Los dos trabajaban en la firma hasta que un día, su novio se largó con la secretaria diciéndole: “tú nunca triunfarás sin mí”.

La empresaria asegura que se sintió tan insultada que se prometió a sí misma que eso no se iba a convertir en realidad. Puso manos a la obra y poco a poco, fue levantando su negocio hasta convertirlo en una firma de enorme importancia y reconocimiento.

“Me di cuenta de que los fracasos y la innovación son primos hermanos”, afirma Corcoran y cita un ejemplo de sus comienzos en la industria. Tuvo la idea de grabar videos de cómo eran los departamentos por dentro. “Miren”, dijo a sus empleados, “solo tienen que mostrar estos videos a los clientes”.

"Oh, qué gran idea, dijeron muchos, pero un mes después me di cuenta de que había malgastado 77,000 dólares en grabar esos videos”. La idea fue un fracaso y no le hizo vender más departamentos. Tiempo después, su marido, que trabajaba en la armada, le dijo: “mira este invento, estamos fascinados con él”. Eran los comienzos de Internet.

Bárbara empezó a navegar y se le ocurrió que podría colgar los videos de los departamentos en una web. Lo hizo y en la primera semana vendió dos. Así se transformó en una pionera e ícono de la industria a través de los contenidos, logró hacer más extensivo su alcance e impulsar las ventas inmobiliarias.

Fuente: Shark tank.

En Grupo Financiero Monex, al igual que Barbara Corcoran nos gusta el triunfo, y estamos comprometidos con nuestros clientes en ser la institución financiera que les otorgue los productos y servicios que necesitan y con los cuales reciban los mejores rendimientos.

El arte no es un bien de primera necesidad, pero sí se puede convertir en un negocio y en una gran opción de inversión, aquí en "El arte como buen negocio y excelente inversión" te damos los detalles.

New call-to-action

Topics: inversionistas, Management