El T-MEC y su relevancia para el sistema financiero

El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) entró en vigor el 1 de julio de 2020 y con él una lista de modificaciones al comercio de servicios financieros transfronterizos, incluyendo los sistemas de pago digitales y tecnología financiera.

El sistema de pagos transfronterizo es notoriamente muy diferente hoy en día de lo que era cuando se firmó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en 1994. Los avances en la tecnología, en particular el Internet y la telefonía móvil, así como la globalización económica, han transformado el comercio de formas que hubieran sido inimaginables entonces. 

Los consumidores de hoy ya no están obligados a comprar solo en las tiendas de su localidad, ciudad o incluso en su propio país. Un comerciante en Estados Unidos puede realizar una venta a un cliente en México con la misma facilidad que a un cliente dentro de territorio estadounidense. 

“El comercio electrónico representa ahora el segmento de más rápido crecimiento en los pagos transfronterizos y se espera que sea un motor fundamental del crecimiento futuro de los pagos digitales en todo el mundo”, señala un comunicado de la firma VISA.

La entrada en vigor del T-MEC marca un paso significativo para brindar una actualización innovadora y muy necesaria del TLCAN para ajustarlo a las realidades de la economía del siglo XXI.

El Tratado incluye un compromiso único en su tipo que prohíbe específicamente a los gobiernos discriminar a las empresas estadounidenses en el sector de servicios de pago electrónico. 

También contiene una serie de nuevas reglas sobre comercio digital que prohíben los requisitos de localización de datos y protegen el flujo de datos a través de las fronteras, al tiempo que preservan el derecho de cada gobierno a proteger a sus ciudadanos de violaciones de privacidad y prácticas fraudulentas. 

“Estos compromisos garantizarán un entorno abierto y competitivo que ofrezca a los consumidores la mayor cantidad de opciones, permite que las últimas innovaciones lleguen al mercado más rápido, respalde el desarrollo de pequeñas empresas y Fintechs, y facilite mejor la inclusión financiera en todas las poblaciones”, señala VISA.

Elementos clave en en el T-MEC

El T-MEC establece que ningún país obligará a un proveedor transfronterizo de servicios financieros de otro, a establecer o mantener una oficina de representación, empresa o ser residente en su territorio, como condición para otorgar su servicio.

Además, para mayor certeza, el país podrá requerir el registro o la autorización de un proveedor transfronterizo de servicios financieros de otro, o bien, de un instrumento financiero.

Por otra parte, indica que cada país otorgará a los inversionistas de otros un trato no menos favorable que el que otorgue a los propios, en circunstancias similares con respecto al establecimiento, adquisición, expansión, administración, conducción, operación y venta, u otra forma de disposición, de instituciones financieras e inversiones.

Otro punto relevante es que señala que ningún país adoptará medidas que impongan limitaciones en el número de instituciones financieras transfronterizas; en el valor de las transacciones; en el número total de operaciones; ni en el número total de empleos en determinado sector.

En materia de nuevos servicios financieros, refiere que cada país permitirá a la institución financiera del otro, suministrar los que se permitirían a las propias instituciones en circunstancias similares.

Así también, cada país concederá a las instituciones financieras de otros países establecidas en su territorio, acceso a los sistemas de pago y compensación administrado por entidades públicas.

La entrada en vigor del T-MEC tiene como objetivo fundamental fortalecer la relación económica entre Estados Unidos, México y Canadá; y armonizar el marco legal y comercial entre los tres países para fomentar la inversión, la innovación, el comercio, el acceso a los mercados, la competencia y el crecimiento económico.

Publicado el 22 septiembre, 2020