árbol

Reforestación y acciones para disminuir el cambio climático

Publicado el 19 septiembre, 2018

Repoblar esos espacios en donde había árboles y que han sido eliminados por diversos motivos, es el objetivo de la reforestación.

En las grandes ciudades cada vez es más común ver zonas sin árboles, sin embargo, es difícil intentar reforestar ya que las grandes construcciones han ocupado los espacios de los árboles y aunque la reforestación se define como el acto de plantar árboles en zonas que estaban cubiertas de bosques, esto es casi imposible en zonas urbanas.

Los bosques son depósitos vitales de carbono en nuestro planeta. Estos capturan hasta 650,000 millones de toneladas de carbono. Sin embargo, al talarlos para dar lugar a la agricultura, urbanización, zonas ganaderas u otras actividades, grandes cantidades de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero quedan expuestos en la atmósfera. Este proceso contribuye al cambio climático.

Con una mejor gestión de los bosques y la reforestación se ayuda a que el agua y el aire sean más puros, la biodiversidad y el suelo más ricos, y el suministro de alimentos más estable.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la superficie reforestada en México durante 2015 fue de 146,607 hectáreas. Las entidades con mayor reforestación fueron Chiapas, Chihuahua, Durango, Guerrero, México, Nayarit y Puebla. A pesar de este esfuerzo, el país registró en el mismo año 3,834 incendios forestales que dañaron 88,949 hectáreas de superficie, es decir, 60.6% de lo reforestado.

Aún así, México reportó un área de bosque de 66 millones de hectáreas y una plantación de más de 106 millones de árboles en 2015 y, con ello, se posicionó entre los 10 países con mayor superficie reforestada a nivel mundial, según el INEGI.

Al aplicar programas de reforestación que, por lo regular, se emprenden de forma conjunta entre el gobierno federal, empresas y sociedad civil, se realizan estudios ambientales para ejecutar acciones más eficientes. Un programa de reforestación no se trata sólo de plantar árboles donde no había. Cada árbol tiene su lugar y una mala reforestación puede incluso causar daño a los ecosistemas.

Si la reforestación se hace de manera correcta, contribuye a mejorar el medio ambiente y contrarresta las consecuencias del cambio climático:

-Protege del viento a las zonas de cultivo

-Mejorar el desempeño de los ríos y lagos

-Protege al suelo de la erosión

-Crea áreas de protección para el ganado, en sistemas de producción extensiva

-Detiene el avance de las dunas de arena

-Provee madera para combustible doméstico

-Se aumenta la fertilidad del suelo y se mejora su retención de humedad

Cuando se realizan campañas de reforestación, los árboles plantados deben ser constantemente monitoreados para tener un mayor éxito de crecimiento.

Plantar un árbol requiere de una gran responsabilidad, Monex te invita a participar en los programas de reforestación para generar un mejor ambiente por un mundo más sustentable.

Fuente: el economista, banco mundial, temas ambientales.

 

Topics: árbol, bosques, disminuir el cambio climático, reforestación, Responsabilidad Social