¿Qué es un portafolio de inversión financiera?

Después de ahorrar por un tiempo y juntar un monto de dinero, lo más inteligente que debes hacer es poner a trabajar tu dinero de una manera segura y que te dé rendimientos sostenibles en el futuro. Un portafolio de inversión es la manera ideal de obtener ganancias mientras se preserva el capital o los activos.

Se le conoce como portafolio o cartera de inversiones al conjunto de activos financieros que están en propiedad de un inversionista. Puede incluir bonos, acciones, monedas, efectivo, materias primas, productos derivados y muchos activos más.

Componentes de una cartera

Las inversiones que se incluyen en una cartera se denominan clases de activos. El inversionista o el asesor financiero debe asegurarse de que haya una buena combinación de activos para fomentar el crecimiento del capital con riesgo limitado o controlado. Una cartera puede contener lo siguiente:

  • Acciones

Son el componente más común de un portafolio de inversiones. Una acción es parte del valor de una empresa, lo que significa que el dueño de las acciones es copropietario de la compañía. El tamaño de la participación en la empresa depende del número de estas que posee.

Las acciones son una fuente de ingresos porque a medida que una empresa obtiene ganancias, comparte una parte de esos beneficios a través de dividendos a sus accionistas. Además, a medida que se compran acciones, también se pueden vender a un precio más alto, dependiendo del rendimiento de la empresa.

  • Bonos

Cuando un inversionista compra bonos, está prestando dinero al emisor de esos bonos, como el gobierno, una empresa o una institución bancaria. Un bono viene con una fecha de vencimiento, lo que significa que el dinero utilizado para comprarlo debe devolverse con intereses en la fecha pactada. En comparación con las acciones, estos no representan tanto riesgo, pero ofrecen rendimientos más bajos.

  • Inversiones alternativas

Las inversiones alternativas son activos cuyo valor puede crecer y multiplicarse, como el oro, el petróleo y los bienes raíces. Las inversiones alternativas por lo general se comercializan con menos frecuencia que las inversiones tradicionales, como acciones y bonos.

Tipos de portafolios

Existen diferentes tipos de portafolios, de acuerdo con sus estrategias de inversión. 

  • De crecimiento

Su objetivo es promover el crecimiento de las ganancias asumiendo mayores riesgos. Las carteras enfocadas en este tipo de inversiones generalmente ofrecen recompensas potenciales más altas y un riesgo bastante alto, pues a menudo implica invertir en empresas más jóvenes que tienen más potencial en comparación con empresas más grandes y bien establecidas.

  • De ingresos

Se centra más en asegurar ingresos regulares de las inversiones en lugar de centrarse en las ganancias potenciales de capital. Por ejemplo, cuando se compran acciones basadas en los dividendos en lugar de en un historial de apreciación del precio de las acciones.

  • De valor

Es cuando el inversionista aprovecha la compra de activos baratos por valoración. Son especialmente útiles durante tiempos económicos difíciles cuando muchas empresas e inversiones luchan por sobrevivir y mantenerse a flote. Los inversionistas buscan empresas con potencial de ganancias, pero que actualmente tienen un precio por debajo de lo que el análisis considera que es su valor justo de mercado.

Algunos consejos

  1. Para crear un buen portafolio, debes determinar el objetivo para saber sobre qué tipo de activos tienes que invertir.
  2. Minimiza la rotación de las inversiones, es decir, a algunos inversionistas les gusta estar continuamente comprando y luego vendiendo acciones en un periodo de tiempo muy corto. Esto solo aumenta los costos de transacción y no analizan que algunas inversiones simplemente toman tiempo antes de que finalmente den fruto.
  3. No gastes demasiado en un activo, pues cuanto mayor sea el precio de adquisición de un activo, mayor será el punto de equilibrio para cumplir. Por lo tanto, cuanto menor sea el precio del activo, mayores serán las posibles ganancias.
  4. Además, nunca confíes en una sola inversión. Como dice el viejo adagio: "No pongas todos tus huevos en una sola canasta", ya que la clave para una cartera exitosa es diversificar las inversiones. Cuando algunas están en declive, otras pueden estar en aumento. Tener una amplia gama de inversiones te ayudará a reducir el riesgo.

Importancia de diversificar tu portafolio de inversión

Un portafolio bien diversificado con diferentes instrumentos de inversión brindará al inversionista un buen rendimiento sin exponer su patrimonio.

Sin importar tu perfil de inversionista, una buena estrategia de inversión debe buscar un rendimiento competitivo con el menor riesgo posible. Por ello es importante diversificar tu portafolio como una opción para obtener mayores ganancias, pues con eso podrás alcanzar tus metas sin mayor riesgo.

De esa forma, entre más activos financieros lo conformen —deuda, materias primas o acciones—, el resultado será mejor dado que el rendimiento será mayor.

Además, la diversificación disminuye el riesgo de tus inversiones ante fluctuaciones del mercado y evita descapitalizarte si es que un activo o mercado cae. De esta manera estarás protegiendo tu patrimonio ante cualquier situación.

La combinación apropiada y el porcentaje a invertir en las diferentes clases de activos depende de tu perfil; es decir, si se trata de un perfil conservador, es probable que el portafolio tenga más activos de menor riesgo, como la deuda gubernamental. En este proceso el rol de un asesor financiero se vuelve fundamental para cumplir con los objetivos del inversionista.

Para distribuir tu dinero en varios instrumentos debes tener en cuenta:

  • Los activos: conocer a detalle las características de los instrumentos de inversión para conocer el rendimiento que ofrecen y el nivel de riesgo que representan.
  • Los títulos: los bonos, acciones y otros activos cuentan con distintos rendimientos que ofrecen una mayor diversificación con menor riesgo.
  • Los sectores: invertir en diferentes industrias es una alternativa para disminuir las fluctuaciones del mercado. 

Cuando estés listo para construir tu portafolio de inversión, puedes acercarte a una entidad financiera certificada, para invertir tu dinero en diferentes instrumentos con la intención de hacer crecer tu dinero y disminuir su exposición al riesgo.

 

Supera el miedo a diversificar tu portafolio de inversión 

Las cifras oficiales indican que los mexicanos no llevamos en la sangre el ‘gen’ de la inversión. ¿A ti te da miedo tener una estrategia financiera y diversificar tu portafolio de inversión?

Sólo tres de cada 100 individuos dice tener su capital invertido en pagarés bancarios a plazo fijo, mientras que sólo uno de cada 100 mexicanos dice que ha optado por invertir en fondos de inversión o el mercado accionario, según datos de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, realizada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

La mayoría de las personas duda en entrar a esta mundo por temor a perder, pero estos son seis pasos que te ayudarán a superar el miedo que te detiene a crear un portafolio de inversión y a diversificar tu patrimonio.

1. Aumenta tu cultura financiera

Tener conocimientos básicos de alternativas financieras es un activo esencial para construir tu portafolio de inversión. Cuando conoces –al menos de forma superficial– cómo funciona el mercado y la diversidad de alternativas de ahorro que hay para poner a trabajar tu patrimonio, te sentirás mucho más cómodo con las sugerencias que te hace tu asesor financiero. Tener conocimientos te dará más confianza al construir tu estrategia.

2. Diseña una estrategia financiera (y respétala)

¿Qué esperas de tu portafolio de inversión en tres años? ¿Cuál es el destino que le darás a tu patrimonio en 10 o 20 años? ¿Cuál es la rentabilidad que esperas en un horizonte de inversión de largo plazo?

Establecer con claridad estos objetivos te permite dominar el miedo con determinación. Una vez que diseñas tu estrategia de inversión –de la mano de tu asesor financiero–, te concentrarás en el resultado deseado, en el periodo que definiste. Cuando tienes un plan te pones en un lugar más seguro, ya que las variaciones temporales en los precios no te afectarán.

3. Inicia con pasos pequeños y después, da uno de gigante

Cuando entras en un mundo desconocido, lo mejor es comenzar poco a poco. No tengas miedo de iniciar con una proporción pequeña de tu patrimonio. Está bien si decides no arriesgar demasiado mientras todavía estás aprendiendo.

Sin embargo, una vez que tengas más confianza y observes cómo opera el mercado, hacer grandes inversiones será el siguiente paso lógico. Sólo cuando inviertes grandes cantidades puedes generar grandes ganancias, en especial en un horizonte de inversión de largo plazo.

4. Opta por una estrategia sencilla

Cuando tu enfoque de inversión es simple, es menos probable que te sientas abrumado.

Además, cuanto más fácil sea su plan, más fácil será detectar problemas y realizar pequeños ajustes en cualquier aspecto, por ejemplo: tipo de compañías, precio por acción, horizonte de inversión o instrumento. Sin embargo, no abuses con los ‘ajustes’, recuerda que tu objetivo es el resultado de largo plazo.

5. Si lo vas hacer, ¡hazlo ya!

Nunca es sencillo dar el primer paso, así que si quieres poner a trabajar tu patrimonio, ¡hazlo y ya! No lo pienses mucho, es normal que al principio no te sientas completamente cómodo. Pero, una vez que comiences a sumergirte en el mundo de las inversiones, te olvidarás del miedo.

Para un nuevo inversionista, el principio es complejo. Sin embargo, si tienes claro tu perfil y tus objetivos, y tienes un buen asesor, todo será más sencillo.

6. Conserva tu ánimo (aún en las tormentas pasajeras)

A veces no todo sale tal como lo planeaste. Sin embargo, los cambios y la volatilidad es temporal. Usa tu estrategia y respétala para atravesar los periodos turbulentos y comparte tus preocupaciones con tu asesor financiero.

 

Crea un portafolio de inversión

Si respetas tu estrategia de inversión puedes obtener rendimientos muy buenos. Para lograrlo, tienes que comenzar por crear un tipo de portafolio de inversión que se ajuste a tu perfil de inversionista.

Una de las reglas iniciales de diversificación de portafolios de inversión sofisticados es conocer tu perfil de inversionista y crear una estrategia sencilla –de la mano de tu asesor financiero– y adecuada para ti. Además, debes construir un portafolio que sea manejable para comenzar en el mundo bursátil.

Si quieres saber si tu estrategia es adecuada para iniciarte, sólo necesitas hacerte estas cuatro preguntas.

1. ¿Necesitas los dedos de ambas manos para contar los diferentes instrumentos en los que vas a invertir?

No hay una cantidad ‘correcta’ o ‘ideal’ de tipo de activos que debas tener en tu portafolio. Sin embargo, una vez que pasas de seis o siete diferentes instrumentos, es probable que tengas inversiones que no necesitas. Para iniciar, podrías obtener casi toda la diversificación doméstica y extranjera que necesitas con sólo tres o cuatro diferentes activos.

2. ¿Tiene inversiones que realmente no comprendes?

No se trata de tener a la mano la definición de libro de texto de un instrumento financiero en particular. Se trata de realmente comprender qué es, cómo opera y cómo beneficia a tu portafolio de inversión. En este sentido puedes apoyarte de tu asesor financiero, quien te explicará lo que necesitas saber. Si no sabes cómo funciona realmente una inversión, entonces no puedes saber si realmente la necesitas.

3. ¿Puedes explicar exactamente por qué elegiste ese instrumento?

Leer en una revista especializada que ‘le ha ido muy bien’ a cierto activo no es suficiente para integrarlo a tu portafolio. Además de saber cómo funciona, debes comprender qué función específica desempeña en tu cartera y cómo mejorará el rendimiento de tu patrimonio. Idealmente, también deberías saber cuantificar el beneficio que recibirás. En este proceso, siempre apóyate en tu asesor financiero.

4. ¿Cambias, quitas o agregas regularmente nuevas inversiones a tu cartera?

Si lo haces, probablemente estás rompiendo la regla de respetar tu estrategia. Una vez que hayas creado tu cartera personalizada, tu trabajo está prácticamente terminado. La labor de monitoreo y rebalanceo la hará tu asesor financiero y, si es necesario, te dirá que debes implementar un ajuste. Pero no es necesario que agregues constantemente nuevas clases de activos o inversiones sólo porque leíste o escuchaste algo positivo de algún instrumento.

Como podrás ver, construir tu portafolio de inversión patrimonial comienza por conocerte financieramente y saber qué es lo que quieres, después, en mantener un portafolio sencillo y fácil de gestionar.

 

 

En Grupo Financiero Monex tenemos los mejores productos financieros para que puedas armar tu propio portafolio de inversiones, así como nuestros asesores expertos en Banca Privada que pueden ofrecerte estrategias a la medida de tus necesidades. 

New call-to-action

Compartir

Suscríbete a nuestro newsletter