Responsabilidad Social

Los huertos educativos y su función social

Publicado el 20 septiembre, 2018

Los huertos educativos se crearon para lograr la integración de la comunidad en materia de educación ambiental y han demostrado ser una herramienta efectiva para crear conciencia en temas de RSE. 

La educación ambiental permite el desarrollo de habilidades, actitudes y la creación de conciencia en cuanto a la relación que hay entre los seres humanos, su cultura y el mundo biofísico. Es por esta razón que se han creado los huertos educativos.

En un principio los gobiernos y asociaciones internacionales fomentaron la creación de estos huertos con fines educativos, científicos, de capacitación agrícola y como un método de generación de ingresos en las escuelas. Actualmente los motivos por los que se crean están dirigidos a la promoción de una buena alimentación, a la mejora de las técnicas de subsistencia y a la sensibilización sobre el cuidado del medio ambiente.

A estos huertos se les da un cuidado de manera periódica en el que cada 15 días diversas familias se reúnen para llevar el registro del crecimiento, del estado de las plantas, de la aparición de nuevos frutos y del tiempo de cosecha en una bitácora.

Gracias a estos proyectos se ha logrado crear una cultura de producción sustentable, fomentar la importancia de consumir alimentos orgánicos, la nutrición saludable y el respeto al medio ambiente.

En México estos huertos se crearon en el año 2009 como un modelo educativo en el cual los niños adquieren conocimientos de horticultura, botánica, historia, astronomía, matemáticas y medio ambiente. Y surgieron como una iniciativa por parte de las autoridades de la Universidad de Mérida, la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) y el Colegio de la Frontera Sur (Ecosur).

Mediante este proyecto, padres estimulan la curiosidad de sus hijos hacia temas medioambientales y les generan buenos hábitos relacionados con el cuidado del planeta.

En estos proyectos pueden participar personas de diversas edades, pero se recomienda que sean los niños de entre tres y cinco años los que más lo hagan, ya que están en la etapa de descubrimiento, observación y exploración.

Fuentes: UNESCO. FAO.

En Monex apoyamos a la Funación del Bajio, la cual desarrolla proyectos en huertos de comunidades marginadas, ofreciéndole a dicho sector la oportunidad de iniciar un micronegocio.

Topics: Responsabilidad Social