¿Por qué elegir productos estructurados?

Los productos estructurados constituyen una alternativa original y eficiente a los productos financieros tradicionales. Algunas características que se deben tomar en cuenta para elegir una nota estructurada son las siguientes: 

  1. Proporcionan soluciones sofisticadas que pueden adaptarse a las necesidades y limitaciones de todo inversionista que tenga el conocimiento y el perfil de inversión adecuados.
  2. Pueden servir como un verdadero paliativo para la falta de ganancias y una fuente real de diversificación de los rendimientos. Al combinar factores específicos del cliente (estrategia, riesgo, rendimiento, vencimiento y nominal) con una gama extremadamente amplia de subyacentes (acciones, índices, materias primas, divisas, tasas de interés), pueden ofrecer soluciones personalizadas. Sus mecanismos son casi infinitos y van más allá de los rendimientos obtenidos simplemente mediante dividendos en acciones o cupones de bonos.
  3. Independientemente del entorno del mercado, los productos estructurados también pueden ser una herramienta poderosa para la gestión de carteras y pueden permitir a los inversionistas mantener el riesgo bajo control al proporcionar diversificación en comparación con otros productos más tradicionales.
  4. Finalmente, debido a que son productos que ofrecen acceso a los mercados sin requerir que los inversionistas tengan participaciones directas en los activos subyacentes, los productos estructurados pueden disminuir los impactos de la turbulencia del mercado de capitales.

A pesar de los beneficios mencionados, algunos inversionistas creen erróneamente que las notas estructuradas solo son para quienes tienen una gran cartera o que son para inversionistas muy experimentados. 

Por tal motivo, es necesario eliminar estos conceptos erróneos sobre los productos estructurados:

  1. Son riesgosos

Los productos estructurados generalmente no son más riesgosos que otros instrumentos financieros, pues una amplia gama de notas tiene capital garantizado. Aunque algunos productos pueden implicar un riesgo de pérdida de capital, dicho riesgo se puede ajustar de acuerdo con el grado de aversión al riesgo de cada inversionista.

  1. Son opacos

Las instituciones financieras deben entregar al inversionista un contrato que resume sus términos y condiciones. Además, los asesores tienen la obligación de explicar cómo funciona el producto estructurado y establece todas sus características. 

  1. Son muy sofisticados

El tecnicismo de cada nota estructurada, desde la más sencilla hasta la más sofisticada, se adapta al perfil de los inversionistas. Las principales características de las notas (perfil riesgo, rentabilidad, importe, vencimiento, estrategia, etc.) pueden adaptarse a las diferentes necesidades.

  1. No son líquidos.

Debido a que son productos hechos a la medida, en general las notas estructuradas tienen plazos que van desde los siete días hasta los 6 meses. Esto hace que los tiempos para acceder al capital y sus rendimientos sean muy favorables en comparación con instrumentos y contratos que se pueden alargar a más de un año. 

Cualquiera que sea el objetivo de inversión, las notas estructuradas de Grupo Financiero Monex te ofrecen una valiosa alternativa a los vehículos de inversión tradicionales.

 

New call-to-action

Publicado el 22 septiembre, 2020