¿Qué puedo hacer para cuidar mi inversión?

Ahorrar para después poner ese dinero a trabajar no es una tarea fácil, y es por eso que los inversionistas deben encontrar la manera de cuidar su dinero, especialmente en un entorno bastante complicado para los mercados de valores.

Uno de los principios básicos de las inversiones es la diversificación del portafolio. Esto significa distribuir tu capital entre diferentes inversiones para que no dependas de una sola inversión para obtener todos tus retornos. 

Tres ventajas clave de la diversificación son:

  • Minimizar el riesgo de pérdidas: si una inversión se desempeña mal durante un período determinado, otras inversiones pueden tener un mejor rendimiento durante ese mismo período, lo que reduce las pérdidas potenciales de tu cartera de inversiones cuando está concentrado todo tu capital en un tipo de inversión.
  • Preservación del capital: no todos los inversionistas se encuentran en la fase jóven de la vida; algunos que están cerca de la jubilación tienen metas orientadas a la preservación del capital, y la diversificación puede ayudar a proteger sus ahorros.
  • Generación de rendimientos: si bien no es la función principal de la diversificación, un portafolio bien diversificado puede entregar mayores rendimientos que uno que está concentrado en una sola clase de activo.

¿Qué hace una cartera diversificada?

Para diversificar tu cartera, debes distribuir tu capital entre diferentes clases de activos para reducir el riesgo de inversión general. Estos deben incluir una combinación de activos defensivos y de crecimiento:

Los activos de crecimiento incluyen inversiones como acciones o FIBRAs y generalmente proporcionan ganancias de capital a más largo plazo, pero tienen un nivel de riesgo más alto que los activos defensivos.

Los activos defensivos incluyen inversiones como bonos y cetes, y proporcionan un rendimiento más bajo a largo plazo, pero también un nivel más bajo de volatilidad y riesgo que los activos de crecimiento.

Una cartera diversificada significa distribuir el riesgo invirtiendo:

  • En diferentes clases de activos, como monedas, bonos, FIBRAs, acciones de empresas locales e internacionales.
  • Dentro de las clases de activos, como la compra de acciones en diferentes sectores industriales.
  • A través de diferentes fondos de inversión.

Por lo general, determinadas inversiones o clases de activos tendrán un mejor rendimiento que otras durante un período específico, dependiendo de una serie de factores como las condiciones actuales del mercado, tasas de interés y mercados de divisas.

Si quieres iniciar un portafolio de inversión bien diversificado y con los mejores instrumentos del mercado de valores, acércate a los expertos de Banca Privada de Grupo Financiero Monex. Sabemos cómo hacer que tu dinero trabaje.

New call-to-action

Compartir

Suscríbete a nuestro newsletter