Reduce riesgos en tu portafolio utilizando derivados

Los derivados se utilizan en portafolios de inversión para cubrir o reducir riesgos no deseados. Estos riesgos suelen ser riesgos de mercado, que se refieren a la sensibilidad de un activo o cartera a los movimientos abruptos de las tasas de interés, la tasa de inflación, los precios de las acciones y de las monedas.

Cobertura de riesgo internacional

La cobertura de divisas es utilizada por los administradores de fondos de inversión que invierten en los mercados internacionales. El riesgo cambiario es a menudo el más preocupante dentro de una cartera de renta fija o renta variable internacional.

La compra de activos en moneda extranjera significa que el inversionista está expuesto a los cambios bruscos en las monedas extranjeras. Los cambios en el valor de la moneda extranjera resultarán en un cambio en el valor del activo en términos locales.

Se puede utilizar una variedad de instrumentos derivados para gestionar la exposición internacional, incluidos contratos forward y opciones .

Además de las monedas, los derivados también se pueden utilizar para gestionar otros riesgos, como los precios de las materias primas, las tasas de interés y el riesgo soberano.

Derivados en portafolios de renta fija

Al igual que con las acciones, los derivados se pueden usar para fijar el precio de compra o venta de un bono. Los inversionistas de renta fija a menudo utilizan derivados como herramientas de gestión de riesgos para ajustar la exposición al riesgo de tasa de interés, crédito y moneda.

Los derivados se pueden usar de manera rápida y eficiente para cambiar las exposiciones del mercado sin comprar y vender los bonos subyacentes. Si se anticipan aumentos en la tasa de interés, la duración de los bonos se puede cubrir pagando una tasa fija de swaps de tasas de interés.

Una cartera con cobertura puede superar a una estrategia no cubierta cuando las tasas de interés aumentan más de lo que está previsto en la curva de rendimiento. Por lo tanto, los inversionistas suelen utilizar derivados para implementar cambios tácticos, o cambios a corto plazo, para el riesgo de tasa de interés.

Los gestores de cartera también pueden emplear derivados para gestionar la exposición al riesgo de crédito. Los swaps de incumplimiento crediticio (CDS) se pueden comprar sobre bonos individuales para reducir la exposición al riesgo de crédito sin vender posiciones de bonos individuales.

Los CDS se consideran contratos similares a los seguros que ofrecen protección crediticia en caso de incumplimiento. Estos instrumentos se pueden usar en momentos en que el mercado tiene problemas.

Ten en cuenta que los productos derivados son instrumentos financieros que ayudan a minimizar la incertidumbre en los portafolios de inversión. La diversificación de estos productos a través de un portafolio permite obtener mejores resultados bajo diferentes escenarios.

En Grupo Financiero Monex estamos contamos con expertos para diseñar un portafolio eficiente que se adapte a tus necesidades. Operamos derivados sobre tipo de cambio, tasas de interés, índices accionarios y acciones individuales.

 

New call-to-action

Publicado el 19 agosto, 2020