T-MEC: Clave para detonar inversiones y crecimiento

El escenario económico actual tan desafiante para México pone a prueba los beneficios del nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que entró en vigor el 1 de julio de 2020.

Entre los beneficios que trae consigo el T-MEC y que serán de apoyo para la recuperación económica se encuentran los siguientes:

Inversiones

Actualiza las disciplinas del Tratado en materia de protección a los inversionistas de América del Norte y delinea los mecanismos mediante los cuales los inversionistas extranjeros podrán solucionar las diferencias que pudieran surgir por la supuesta violación de las disposiciones del Tratado. 

Esta actualización fortalece el ambiente de certidumbre para la inversión en la región.

Agricultura

Mantiene el tratamiento de libre arancel para los productos agroalimentarios originarios de la región; es decir no se pagan impuestos a la importación de estos productos en el comercio entre México y Estados Unidos, ni entre México y Canadá (excepto para los productos del sector avícola y lácteos).

Se reafirma el compromiso de eliminar subsidios a exportaciones agrícolas; se determinan áreas de colaboración y consultas en temas tales como competencia a las exportaciones, apoyos internos, y otras medidas relacionadas con el comercio agrícola.

Contratación Pública

Mayor oportunidad de la participación de proveeduría mexicana en materia de adquisiciones de bienes, servicios y obra pública, impulsando así a proveedores nacionales en sectores estratégicos.

Acceso de la industria mexicana al mercado de contrataciones públicas de Estados Unidos, al cual únicamente pueden acceder los proveedores extranjeros a través de un tratado comercial.

Comercio Digital

Prevé el libre flujo de información que permite dinamizar las operaciones comerciales por medios electrónicos y evita la imposición de barreras a los flujos de información con fines comerciales.

No exige que los servidores se ubiquen en uno de los territorios de los países del Tratado como una condición para realizar actividades comerciales en ese territorio.

Impulsa el crecimiento de servicios informáticos interactivos y facilita el acceso y uso de los datos públicos abiertos y apoya la transparencia del sector público.

¿Qué esperar?

Tanto el sector público como privado espera que el tratado impulse la recuperación económica en México y la región una vez concluida la emergencia sanitaria provocada por la pandemia del COVID-19.

De acuerdo con el equipo de análisis económico de Monex, el anuncio de la entrada en vigor del acuerdo comercial tripartita pone fin a meses de incertidumbre en torno a la relación comercial entre los países de América del Norte. 

Aunque aún existe una alta incertidumbre sobre cuándo reiniciarán las actividades productivas en los tres países por el coronavirus, los sectores que podrían implementar de manera más acelerada las medidas para cumplir con el nuevo acuerdo serán el automotriz, maquinaria y equipo de tecnología. 

Esto debido a que, para evitar un desabasto en las cadenas de producción, los tres

socios comerciales tendrán que coordinarse en cuanto a cuándo empezarán a operar y con qué velocidad hacerlo. 

“Sin duda, en el mediano plazo, el T-MEC ayudará en la recuperación y el desarrollo de la región”, afirma Janneth Quiroz Zamora, subdirectora de análisis económico en Monex.

Publicado el 22 septiembre, 2020