Tipos de derivados financieros

Las personas invierten en el mercado de valores con el objetivo de obtener buenos rendimientos al final de un periodo, no obstante la inversión puede volverse arriesgada debido a la volatilidad en los precios de valores como materias primas, divisas, acciones, etc. 

Durante tales fluctuaciones aumentan las posibilidades de ver pérdidas en los portafolios de inversión. Por lo tanto, la principal preocupación de los inversionistas es el riesgo asociado con la volatilidad del mercado financiero.

Existen varios instrumentos disponibles que pueden proteger a un inversionista de los riesgos y la volatilidad de los mercados financieros. Estos instrumentos no solo protegen, sino que incluso pueden asegurar niveles específicos de rendimientos. 

Existen cuatro tipos de derivados que pueden negociarse en el mercado de valores. Cada tipo de derivado difiere del otro y tiene diferentes condiciones de contrato, factor de riesgo, etc. Los diferentes tipos de derivados son los siguientes:

  • Contratos de forwards

Cuando dos partes firman un acuerdo para comprar o vender un activo subyacente en una fecha específica y a un precio acordado. 

Los contratos forward son personalizados y son autorregulados. La liquidación del contrato a plazo se realiza en la fecha de vencimiento, aunque puede revertirse antes del período de vencimiento.

  • Contratos de futuros

Al igual que el contrato de forwards, un contrato de futuros es un acuerdo para comprar o vender un instrumento subyacente a un precio específico en una fecha futura. Sin embargo, la diferencia con los contratos forwards es que en el contrato de futuros, el comprador y el vendedor no están obligados a reunirse para celebrar un acuerdo. 

De hecho, el acuerdo entre ellos se realiza a través de la bolsa y con un contrato estandarizado. Además, la cámara de compensación actúa como contraparte de las partes del contrato, lo que reduce el riesgo de crédito. 

Al ser un contrato estandarizado, su tamaño es fijo y está regulado por la bolsa de valores. Dado que los contratos futuros están listados en la bolsa de valores y son de naturaleza estándar, estos contratos no pueden modificarse de ninguna manera. 

Para ponerlo en palabras simples, los contratos futuros tienen un formato predeterminado, un período de vencimiento predeterminado y un tamaño predeterminado. En futuros contratos, se requiere un margen inicial como garantía y la liquidación de las utilidades o pérdidas se realiza a diario.

  • Contratos de opciones

Los contratos de opciones son el tercer tipo de contrato de derivados. Los contratos de opciones son muy diferentes de los contratos de forwards y futuros ya que no hay obligación de cumplir el contrato en una fecha determinada. 

Estos contratos otorgan el derecho pero no la obligación de comprar o vender un activo subyacente. 

Hay dos tipos de opciones: call y put. En la opción call, el comprador tiene derecho a comprar un activo subyacente a un precio determinado al firmar el contrato. Mientras que en la opción put, el comprador tiene el derecho pero no la obligación de vender un activo subyacente a un precio determinado al firmar el contrato. 

En ambos contratos, el comprador tiene la opción de liquidar los contratos en o antes del período de vencimiento.

  • Contratos de swap

Los contratos de swap son acuerdos privados entre dos partes. Las partes acuerdan intercambiar su flujo de efectivo en el futuro.

Los swaps brindan a los inversionistas la oportunidad de intercambiar los beneficios de sus valores entre sí. Por ejemplo, una de las partes puede tener un bono con una tasa de interés fija, pero está en una línea de negocios donde tienen razones para preferir una tasa de interés variable, es decir, pueden celebrar un contrato de intercambio con otra parte para cambiar las tasas de interés.

Los principales activos subyacentes en los contratos de swap son las tasas de interés o las monedas, aunque también pueden ser otro tipo de activos como acciones o mercancías. Dado que tanto la tasa de interés como la moneda son de naturaleza volátil, hace que los contratos de swap sean riesgosos. 

Los contratos de derivados como forwards, futuros, opciones y swaps son uno de los mejores instrumentos de cobertura. Si  buscas un tipo de derivado para tu estrategia de inversión, acércate a los expertos de la Banca Privada de Grupo Financiero Monex y obtén mejores resultados de tus inversiones.

 

New call-to-action

Publicado el 19 agosto, 2020