¿Cómo debe invertir el dinero un joven?

Invertir puede ser un desafío para cualquier persona, pero para quienes tienen entre 20 y 30 años puede ser especialmente desalentador tratar de crear un portafolio de inversión desde cero. 

Además de tratar de averiguar en qué acciones invertir o cómo equilibrarlas con bonos, los inversionistas jóvenes a menudo tienen que lidiar con información falsa en redes sociales que los aleja más del mercado de valores.

Lo importante es comenzar a invertir en los primeros 20 años de vida, pues entre más joven ingreses al mercado de valores significa que el dinero tiene mucho más tiempo para crecer.

Determina tu asignación de activos objetivo

Antes de comenzar a invertir necesitas saber para qué estás invirtiendo. Tus objetivos te ayudarán a determinar la asignación correcta de activos, es decir, la combinación de acciones, bonos y otras inversiones para que puedas alcanzar esos objetivos.

Hay cuatro factores que influyen en tu asignación de activos: 

  • Cuánto costará tu objetivo
  • En cuánto tiempo tienes que alcanzarlo
  • Cuánto estás ahorrando
  • Tu tolerancia al riesgo 

Cuanto más grande sea tu objetivo o más lejos estés de él, más agresiva debe ser tu cartera.

Por ejemplo, si un joven de 20 años quiere invertir para su jubilación, haría bien en tener una cartera fuertemente invertida en acciones, quizás en el rango del 90%.

Si no te sientes cómodo invirtiendo agresivamente pero tienes objetivos grandes a largo plazo, debes compensar los rendimientos más bajos de una cartera conservadora ahorrando más. 

Cuanto más ahorres para alcanzar tu objetivo, menos necesitarás confiar en tus inversiones para proporcionar suficientes retornos para alcanzar esos objetivos. A medida que te acercas a tus objetivos financieros, puedes atenuar la agresividad de tu cartera agregando más bonos u otros ingresos fijos a tu portafolio. 

Imagina otro ejemplo, una persona de 20 años que invirtió agresivamente podría agregar bonos internacionales a la mezcla a medida que envejece.

Entonces, si tienes 30 años, puede ser buena idea colocar el 80% de tu cartera en acciones y el 20% restante en bonos de menor riesgo. Sin embargo, si eres más conservador, quizás quieras poner 30% en bonos. Depende de ti, pero este es un buen punto de partida.

Sólo mantén en tu mente que a medida que envejeces, debes ajustar tu asignación de activos. La idea es que, cuanto más cerca estés de la jubilación, menos volátil sea tu portafolio.

Las acciones y los bonos no son los únicos tipos de activos que puedes tener dentro de tu cartera, sino también algunas notas estructuradas o fondos indexados.

Elige algunos fondos indexados

Otra manera de comenzar a invertir es elegir un par de fondos indexados. Un fondo indexado es una canasta de acciones o bonos que tiene como objetivo replicar una parte específica del mercado.

Son una buena opción porque intentan igualar el mercado, lo que significa mayores rendimientos a largo plazo. 

Contribuye regularmente

Si ya tienes tu portafolio con una buena asignación de activos, ahora deberías establecer un depósito recurrente, por ejemplo, cada vez que recibas tu aguinaldo.

No revises cada dos días cómo va tu portafolio, no te obsesiones si el mercado está subiendo o bajando, no hagas nada, recuerda, estás en esto a largo plazo, y las caídas y picos del mercado se compensarán con el tiempo.

En Grupo Financiero Monex te alentamos a comenzar a invertir lo antes posible. Te ayudaremos a crear la mejor estrategia para que logres tus objetivos financieros. Recuerda, tienes el tiempo de tu lado. 

 

New call-to-action

Publicado el 21 julio, 2020