rendimientos de inversión

Conoce los conceptos básicos del mercado de derivados

Publicado el 19 julio, 2019

Los inversionistas encuentran en los derivados las herramientas para protegerse del riesgo y obtener mejores rendimientos, por ello, es primordial entender a detalle los conceptos claves para operar en ese mercado.

Los derivados son instrumentos que ayudan a los inversionistas a mitigar el riesgo ante la volatilidad y posibles fluctuaciones. Si bien en México este mercado se encuentra en desarrollo, como inversionista debes conocer cómo operan estos instrumentos financieros.

Al contratar instrumentos de derivados te encontrarás con  palabras especializadas que puedes o no conocer, por eso te presentamos la siguiente lista con la definición de los conceptos más comunes del mercado de derivados que explica la Bolsa Mexicana de Valores y el Mercado Mexicano de Derivados (MexDer):

Activo subyacente: bien físico o financiero, que sirve de referencia para realizar un contrato de derivados como opciones, futuros y swaps.

Activo financiero: se refiere a activos como acciones, bonos, divisas a diferencia de activos físicos como bienes raíces o materias primas.

Apalancamiento financiero: capacidad de tomar una posición aportando sólo una fracción de su valor.

Commodities: bienes con valor o utilidad, por ejemplo, las materias primas como metales, productos agrícolas, petróleo, que se pueden negociar en una bolsa u otro mercado.

Cobertura: es un instrumento del mercado de derivados que sirve como estrategia para cubrir un activo o bien del riesgo al que puede estar expuesto.

Contrato: documento legal en el que se establece un acuerdo entre dos partes que se obligan a respetar y cumplir una serie de condiciones.

Derivados: son los instrumentos financieros que están vinculados a un activo subyacente o de referencia. Funcionan como instrumentos de cobertura ante fluctuaciones de precio en productos como las divisas que tienen una elevada volatilidad.

Especulación: son las operaciones financieras de un inversionista que busca obtener un beneficio económico a través del análisis de los movimientos de los mercados.

Forwards de tipo de cambio o de divisas: es un acuerdo privado mediante el cual se establece la obligación de comprar o vender un flujo de dinero en una moneda a un precio fijo en una fecha futura. Se llevan a cabo en mercados extrabursátiles.

Futuros: es un producto financiero derivado en el cual se establece la compra o venta de un activo subyacente. En este contrato se pacta un precio presente en una fecha futura. Con esta alternativa se puede especular sobre los movimientos del activo con la intención de tener una cobertura ante cualquier eventualidad. 

Mercado extrabursátil/Over the counter (OTC): es el espacio en donde se llevan a cabo operaciones financieras que se encuentran un esquema no bursátil, es decir, fuera de una bolsa organizada de valores.

Mercado bursátil: lugar donde se llevan a cabo transacciones de títulos realizados por los intermediarios bursátiles a través de una bolsa organizada.

MerDex: es el Mercado Mexicano de Derivados la cual funciona como una bolsa que proporciona las instalaciones y servicios para poder llevar a cabo cotizaciones y operaciones de productos derivados.

Nota estructurada: es un instrumento que le brinda al inversionista una alternativa para obtener mejores rendimientos en el corto plazo con un riesgo mínimo siempre y cuando se cumpla con condiciones expuestas en el mismo instrumento. 

Te puede interesar: Invierte en una Nota Estructurada con riesgo cero 

Opciones: son instrumentos financieros que otorgan al comprador el derecho y al vendedor la obligación de realizar una transacción de compra o venta de un activo a un precio fijo y en una fecha determinada.

Opción call (o de compra): es el derecho -más no la obligación- a comprar un activo subyacente a un precio determinado en un momento definido en el futuro.

Opción put (o de venta): es el derecho -más no la obligación- a vender un activo subyacente a un precio determinado en un momento definido en el futuro.

Strike o Precio de ejercicio: precio determinado de la operación de compra o venta en un contrato de una Opción. 

Posición corta: se considera cuando el inversionista se compromete a vender el bien mediante un contrato de futuro. Generalmente se utiliza cuando se esperan bajas en el mercado.

Posición larga: se dice que es la postura que mantiene el inversionista que adquiere el futuro con la intención de que el activo financiero –en el que se ejerce el derivado– suba su valor en el futuro.

Prima: importe que el comprador de una opción paga al vendedor de la misma, su valor se determina con base en la volatilidad del mercado, el strike, el tipo de interés y el plazo establecido.

Puja: es la cantidad cantidad mínima que se puede mover el precio de un contrato de futuro u opciones en bolsa.

Reporto: es un tipo de inversión que consiste en entregar al intermediario algún activo financiero por un tiempo pactado y al terminar el plazo, el inversionista recibe su inversión más un premio o interés. 

Swaps: son contratos entre dos partes que acuerdan un intercambio de flujos financieros en una fecha específica utilizados para cubrir riesgos  sobre un activo. Los inversores pueden especular sobre los movimientos de éste y anticiparse ante un escenario negativo. Estos contratos se realizan en el mercado extrabursátil.

No es necesario ser un experto en derivados para hacer uso de ellos, pero ahora que tienes más herramientas para comprender su universo, consulta cómo aprovechar el mercado de derivados.

Los expertos de la Banca Privada de Grupo Financiero Monex pueden asesorarte y guiarte para generar portafolios de derivados a tu  medida que permitan que tu dinero no deje de trabajar para ti.

New call-to-action

Topics: rendimientos de inversión, cobertura de riesgo, derivados financieros, activos financieros