La bolsa y los ciclos económicos

Hay una frase que utilizan mucho los inversionistas y que tiene mucho sentido a la hora de invertir en acciones: ‘Si a la economía le va bien, a la bolsa le va mejor’.

Pero ¿Es siempre cierto que el mercado de valores refleja las condiciones económicas de un país?

En un sentido estricto, el mercado de valores debe reflejar las condiciones económicas de un país. Si una economía está creciendo, la producción aumentará y la mayoría de las empresas deberían experimentar una mayor rentabilidad. Esto haría que las acciones de las empresas sean más atractivas, porque pueden dar mayores dividendos a los accionistas. 

Por el contrario, si el mercado de valores predice una desaceleración o una recesión, los precios de las acciones generalmente caerán, en previsión de menores ganancias. Si se pronostica que el país tendrá dificultades económicas, los mercados de valores caerán, ya que esto significa menores ganancias, menos dividendos e incluso la posibilidad de que las empresas quiebren.

En algunas ocasiones es común escuchar que la caída de las acciones predice una recesión, pero esto no es del todo cierto. Los precios de las acciones pueden caer por muchas razones distintas a la recesión. A veces, no hay correlación con la economía, pues podría ser una corrección de precios o un cambio en el sentimiento del mercado.

Por otra parte, existen momentos en que pueden subir los precios de las acciones durante una desaceleración o recesión, creando confusión entre los inversionistas. ¿Por qué los mercados de valores suben en momentos de alta incertidumbre?

Una explicación es que los mercados de valores son bastante predictivos, es decir, se adelantan a hechos futuros. Tras un periodo de recesión es común que el mercado de valores anticipe una recuperación, lo que impulsa la demanda de acciones ante expectativas favorables de ganancias.

Por ejemplo, los mercados de valores en 2007 y 2008 tuvieron un mal desempeño en previsión de una recesión en Estados Unidos. Pero, durante este largo período de estancamiento económico, los mercados de valores comenzaron a recuperarse con buenas ganancias, incluso cuando la crisis estaba en su punto más intenso.

De acuerdo con el Banco Central Europeo, a pesar de la vasta literatura empírica sobre lo predictivo de los precios de las acciones para la actividad económica, no hay ninguna conclusión convincente. 

“Algunos estudios brindan evidencia a favor de una relación positiva entre los precios de las acciones y el crecimiento económico, mientras que otros sostienen que esta relación se ha roto”, señala el BCE en su boletín mensual.

Una explicación de la posible pérdida de predicción son las burbujas de precios en los mercados de valores. Los precios de las acciones pueden subir más allá de su valor fundamental o intrínseco si son impulsados (temporalmente) por factores no fundamentales.

Para finalizar, es importante señalar que los economistas ven el mercado de valores como uno de los indicadores principales para determinar hacia dónde se dirige la economía y estimar el grado de expansión o contracción en la siguiente fase del ciclo económico. 

Por tanto, es importante tener una comprensión clara del desfase entre el ciclo económico y el ciclo del mercado de valores. Es decir, tomar decisiones de inversión en función de dónde se encuentra la economía en la fase actual es lo mismo que tomar decisiones en función de lo que hicieron los mercados en los días, semanas o meses pasados.

 

New call-to-action

Publicado el 25 agosto, 2020