¿Qué es el mercado de derivados?

Si estás inmerso en el mundo de las inversiones, lo más probable es que hayas escuchado algo acerca del mercado de derivados. Si bien este tipo de inversión puede ser demasiado arriesgado para los nuevos inversionistas, puede ser una gran opción para los más experimentados.

Los derivados son instrumentos financieros que están vinculados a otros valores, como acciones o bonos. Su valor se basa en el activo principal al que están vinculados y, por lo tanto, no valen nada en sí mismos.

Hay literalmente miles de diferentes tipos de derivados financieros. Sin embargo, la mayoría de las estrategias de inversión financiera giran en torno a las siguientes tres:

  • Opciones

Las opciones son contratos entre dos partes para comprar o vender un valor a un precio determinado. Se usan con mayor frecuencia para negociar opciones sobre acciones, pero también se pueden usar para otras inversiones. 

Si un inversionista compra el derecho de comprar un activo a un precio particular dentro de un período de tiempo determinado, ha comprado una opción de compra. Por el contrario, si compra el derecho de vender un activo a un precio determinado, ha comprado una opción de venta.  Es importante destacar que el comprador de una opción tiene el derecho de comprar o vender un activo, pero no la obligación de hacerlo.  Solo lo hará si le conviene.

  • Futuros

Los futuros funcionan en la misma premisa que las opciones, aunque el activo subyacente es diferente. Los futuros se usan tradicionalmente para comprar los derechos de venta o compra de una mercancía, pero también se utilizan para comprar valores financieros. Es posible comprar un futuro de índices accionarios, o un futuro asociado con una tasa de interés particular.

  • Swaps

Los swaps brindan a los inversionistas la oportunidad de intercambiar los beneficios o flujos de sus valores entre sí. Por ejemplo, una de las partes puede tener un bono con una tasa de interés fija, pero está en una línea de negocios donde tienen razones para preferir una tasa de interés variable. Pueden celebrar un contrato de intercambio con otra parte para cambiar las tasas de interés.

Un mercado no apto para principiantes

Este es un mercado poco conocido y difícil para los inversionistas novatos. Por lo tanto, se compone principalmente de administradores de portafolios profesionales e inversores altamente experimentados.

Si bien cualquier inversionista puede incursionar en derivados para probar dentro de su portafolio, los principiantes no deben correr riesgos altos en este mercado dados los peligros potenciales. 

A medida que te familiarices con los diversos tipos de derivados y estrategias que se adapten a tu estilo de inversión, puedes comenzar a incorporarlos en tu cartera de inversiones.

Es importante tener en cuenta que, independientemente de tu experiencia y conocimiento, los derivados solo deben constituir una parte de tu cartera de inversiones. Debido a que pueden ser muy volátiles, mantener posiciones grandes en ellos podría ponerte en grave riesgo financiero.

Apóyate en los profesionales

Los derivados son instrumentos financieros un tanto difíciles de entender. Pueden ser excelentes herramientas para aprovechar tu cartera al tener mucha flexibilidad al decidir si ejercerlos o no. 

Sin embargo, también son inversiones arriesgadas. Si planeas comprar un derivado, asegúrate de tener en cuenta el período de tiempo especificado y prepárate para lidiar con el hecho de que son herramientas de inversión volátiles. 

En las manos correctas y con la estrategia correcta, los derivados pueden ser una parte valiosa de una cartera de inversiones. La experiencia de nuestros asesores en Grupo Financiero Monex te ayudará a darle potencial a tu portafolio con nuestros productos especializados.

 

New call-to-action

Publicado el 19 agosto, 2020