Guía rápida de los instrumentos financieros derivados

En esta guía rápida responderemos a muchas de tus preguntas sobre el mercado de derivados financieros. 

¿Qué son los derivados financieros?

 

Los derivados financieros son simplemente contratos entre dos o más partes interesadas, y lo que los distingue de otros tipos de contratos financieros es el medio por el cual los derivados obtienen su valor. Más exactamente, lo que hace que los derivados sean únicos es que obtienen su valor de algo conocido como "subyacente".

El término "subyacente" describe los tipos de activos financieros que proporcionan el valor monetario en el que se basan los derivados financieros. Estos activos financieros subyacentes pueden tomar muchas formas: desde acciones, bonos y materias primas hasta cosas tan abstractas como las tasas de interés, los índices de mercado y las monedas globales.

Lo más importante que hay que comprender sobre cómo funcionan los derivados es que su fuente más importante de valor es el valor del activo financiero subyacente. 

 

¿Para qué se utilizan los derivados financieros?

 

Los propósitos de los derivados son muchos e intrínsecamente complejos, pero existen algunos conceptos generales en juego en la mayoría de los casos de negociación de derivados.

Riesgos de cobertura

La razón principal por la que los inversionistas negocian con derivados es para cubrir sus inversiones contra diversos riesgos económicos y financieros. En esencia, un derivado es simplemente una forma de transmitir el riesgo financiero a otra parte. 

Los riesgos que los inversionistas están tratando de evitar al emplear estos instrumentos financieros incluyen cosas como cambios en las tasas de interés, valores de las divisas y calificaciones crediticias.

Guia rapida derivados I

Aprovechamiento de activos

Los derivados se utilizan a menudo para apalancar activos, lo que significa que incluso cambios leves en el valor del activo subyacente pueden potencialmente resultar en cambios masivos en el valor del derivado.

En otras palabras, cuando un inversionista aprovecha un derivado, lo hace con la esperanza de que ligeras fluctuaciones en el valor subyacente del activo produzcan rendimientos de la inversión desproporcionadamente grandes. Sin embargo, es importante destacar que en el caso de la mayoría de los derivados (excepto cuando se compran opciones) el efecto inverso también es posible, variaciones pequeñas en el valor del subyacente pueden generar pérdidas grandes.

Especulación

La idea de la especulación con respecto a los derivados es que el inversionista especula en qué dirección irá el valor del activo subyacente. Si tiene razón en su especulación, obtiene una ganancia, pero si se equivoca en su especulación, aún conserva el valor subyacente del activo. Excepto en el caso de las opciones.

 

¿Cuáles son los dos tipos generales de derivados?

 

Hay dos términos “generales” básicos que abarcan todas las demás variaciones de derivados. Estas dos categorías amplias se definen por las formas en que se negocian en el mercado. Estas categorías son derivados extrabursátiles (o OTC) y derivados negociados en bolsa.

Derivados cotizados en bolsa

Se negocian a través de mecanismos denominados bolsas de valores y cámaras de compensación. Son conocidos por estar altamente estandarizados, una práctica que hace que el proceso de negociación sea más fluido y los activos más líquidos.

Derivados extrabursátiles (OTC)

Las transacciones se negocian y se llevan a cabo de forma privada entre las partes de acuerdo con sus preferencias de riesgo individuales. Estos intercambios privados pasan por intermediarios comerciales, que luego comercian entre sí. 

 

Tipos de derivados negociados

 

Los tipos más comunes de derivados son contratos a plazo (forwards), futuros, opciones y swaps. 

Los activos subyacentes más comunes incluyen materias primas, acciones, bonos, tasas de interés y divisas.

Para conocer más sobre estos instrumentos y cómo puedes incorporarlos a un portafolio de inversión, acércate a nuestros asesores en Grupo Financiero Monex.

New call-to-action

Compartir

Suscríbete a nuestro newsletter