Responsabilidad Social

La calidad te puede hacer socialmente responsable

Publicado el 1 noviembre, 2018

Apostarle a la calidad debe ser la prioridad de cualquier empresa, además de que es un distintivo para generar confianza en los servicios o productos que se otorgan y ser considerada como una organización socialmente responsable.

El significado de la palabra calidad puede adquirir múltiples interpretaciones, ya que va en función del nivel de satisfacción o conformidad del cliente; sin embargo, siempre dependerá del grado en el que, un conjunto de características inherentes cumpla con los requisitos esperados.

Para que una empresa pueda ofrecer un servicio o producto de calidad, es necesario iniciar desde adentro. Valores como la responsabilidad, la honestidad, el respeto y el compromiso, son necesarios para la excelencia.

En este punto es en donde entra la Alta Dirección para la implementación de controles tanto de calidad como proyectos de Responsabilidad Social. La Alta Dirección debe estar en condiciones de suministrar pruebas de compromiso con el desarrollo y la implementación del sistema de calidad.

Según la página normas9000.com la Alta Dirección debe asegurar que se establezca la política y los objetivos de calidad. También debe asegurar la integración de los requisitos del sistema de gestión de la calidad en los procesos de negocio de la organización.


Cuando una empresa sea socialmente responsable y ofrezca un servicio de calidad avanzará de la mano con la cultura corporativa; no es suficiente comprar los insumos adecuados o tener las instalaciones más innovadoras, porque la calidad, así como la responsabilidad social, dependen tanto de las empresas, como de las personas que colaboran con ellas.

En este punto es importante resaltar que al implementar una verdadera cultura de calidad en las organizaciones también hay que sensibilizar a los colaboradores, hacer llegar hasta ellos el conocimiento y la aceptación de la misma; contribuyendo también a su crecimiento, logrando que su comportamiento, decisiones y acciones sean el reflejo de la nueva filosofía adquirida.

No se trata de imponer una forma de pensar y actuar en específico, sino de dar las herramientas necesarias para que el colaborador quede plenamente informado acerca de la cultura empresarial a la cual pertenece.

¿Qué beneficios hay en apostarle a la calidad?

La competencia en los diferentes negocios hacen imperante la existencia de la calidad en los productos o servicios. La fusión de la calidad y la responsabilidad social pueden ser el dúo perfecto para los clientes al momento de elegir sus productos o servicios.

Distinguir nuestro trato, servicios y filosofía de la competencia traerá consigo innumerables beneficios para la empresa, sus empleados, directores y todos aquellos que tengan contacto con la misma, pues hablar de una empresa socialmente responsable, habla bien de los que colaboran y se encuentran alrededor de ella.

El nivel de confiabilidad de una empresa comprometida con la sociedad y la calidad es considerablemente mayor a una empresa que deja a un lado cualquiera de esos dos aspectos.

Adicional a ello, pertenecer a una empresa con esas bases, genera en los empleados un alto sentido de pertenencia, por lo que el nivel de productividad que desarrollan es mucho mayor.

A pesar de que muchas empresas consideran este tipo de inversiones poco redituables, además de innecesarias, las que han apostado por la calidad y responsabilidad social, están viendo los grandes beneficios que esto conlleva.

Grupo Financiero Monex tiene una estrategia corporativa de Empresa Socialmente Responsable y en su página web podrás encontrar más artículos relacionados a este tema en una sección dedicada especialmente a este rubro.

Fuente: Comunidad ResponSable

Topics: Responsabilidad Social