¿Qué factores provocan la depreciación de una moneda?

Los tipos de cambio fluctúan constantemente, pero ¿qué hace que el valor de una moneda suba y baje?

En pocas palabras, las monedas fluctúan según la oferta y la demanda. La mayoría de las monedas del mundo se compran y venden sobre la base de tipos de cambio flexibles, lo que significa que sus precios varían según la oferta y la demanda en el mercado de divisas.

Una alta demanda de una moneda o una escasez en su oferta provocarán un aumento en el precio. La oferta y la demanda de una moneda están ligadas a una serie de factores entrelazados que incluyen la política monetaria del país, la tasa de inflación y las condiciones políticas y económicas.

La política monetaria

Una forma en que un país puede estimular su economía es a través de su política monetaria. Muchos bancos centrales intentan controlar la demanda de moneda aumentando o disminuyendo la oferta monetaria y / o las tasas de interés de referencia.

La oferta monetaria es la cantidad de moneda en circulación. A medida que aumenta la oferta monetaria de un país y la moneda se vuelve más disponible, el precio de pedir prestada la moneda baja.

Por otra parte, la tasa de interés es el precio al que se puede pedir dinero prestado. Con una tasa de interés baja, las personas y las empresas están más dispuestas y pueden pedir prestado dinero. A medida que gastan continuamente este dinero prestado, la economía crece. Sin embargo, si hay demasiado dinero en la economía y la oferta de bienes y servicios no aumenta, los precios pueden comenzar a inflarse.

Inflación

Otra variable que influye mucho en el valor de una moneda es la tasa de inflación, es decir, aumenta el precio general de los bienes y servicios. Si bien una pequeña cantidad de inflación indica una economía saludable, un aumento excesivo puede causar inestabilidad económica, lo que en última instancia conduce a la depreciación de la moneda.

La tasa de inflación y las tasas de interés de un país influyen mucho en su economía. Si la tasa de inflación aumenta demasiado, el banco central puede contrarrestar el problema aumentando la tasa de interés. Esto anima a las personas a dejar de gastar y, en cambio, ahorrar su dinero.

También estimula la inversión extranjera y aumenta la cantidad de capital que ingresa al mercado, lo que conduce a una mayor oferta de divisas. Por lo tanto, un aumento en la tasa de interés de un país conduce a una apreciación de su moneda. De manera similar, una disminución en una tasa de interés provoca la depreciación de la moneda.

Condiciones políticas y económicas

Las condiciones económicas y políticas, externas e internas, también pueden hacer que el valor de una moneda fluctúe. Si bien los inversionistas disfrutan de altas tasas de interés, también valoran la previsibilidad de una inversión. Es por eso que las monedas de países políticamente estables y económicamente sólidos generalmente tienen una mayor demanda, lo que, a su vez, conduce a tipos de cambio más altos.

Además de los cambios en la oferta monetaria, las tasas de interés y las tasas de inflación, otros indicadores económicos clave incluyen el producto interno bruto, la tasa de desempleo, las remesas y la balanza comercial (las exportaciones totales de un país menos sus importaciones totales). Si estos indicadores muestran una economía fuerte y en crecimiento, la moneda tenderá a apreciarse a medida que aumente la demanda.

De manera similar, las fuertes condiciones políticas internas y externas impactan positivamente en los valores de la moneda. Si un país se encuentra en medio de disturbios políticos o tensiones globales, la moneda se vuelve menos atractiva y la demanda cae.

Por otro lado, si un mercado ve la introducción de un nuevo gobierno que sugiera estabilidad o un fuerte crecimiento económico futuro, una moneda puede apreciarse a medida que la gente la compre basándose en las buenas expectativas.

Comprende el entorno

Como tal no existe un indicador único que explique exactamente por qué una moneda ha fluctuado o prediga con certeza su precio en los próximos días, es por ello que parte de tus tareas diarias como inversionista es leer reportes y análisis económicos que te ayuden a comprender el entorno global y local.

Tener un mayor conocimiento sobre las variables macroeconómicas que influyen en el tipo de cambio te ayudará a tomar mejores decisiones de inversión en tu portafolio, no solo por si tienes activos denominados en dólares, sino también para invertir localmente en el mercado.

 

 

Publicado el 18 noviembre, 2020