inversionistas

Inteligencia emocional para inversionistas

Publicado el 8 julio, 2019

La inteligencia emocional es la clave para el gran liderazgo. Descubra las claves para aumentar su IE.

Travis Bradberry es el galardonado coautor de los bestsellers Emotional Intelligence 2.0 y Leadership 2.0, y el cofundador de TalentSmart® - una consultora que asesora a más del 75% de las compañías de Fortune 500. Travis fue uno de los oradores principales del World Leadership Forum, realizado en la Ciudad de México. Aquí una síntesis de los conceptos principales que expuso:

Saber dominar la inteligencia emocional es fundamental para los inversionistas porque les permite pensar con la cabeza fría, de no tener autocontrol se ve afectada nuestra forma de comportarnos, de navegar complejidades sociales y tomar decisiones personales que permitan alcanzar resultados positivos.

“Hemos evaluado a más de un millón de personas y encontramos que las capacidades de IE son lo que separa a los grandes líderes. La IE es una combinación única de habilidades que permite la verdadera excelencia. Puede llevar a un líder en cualquier nivel a lugares a que otros no pueden llegar”, afirmó el especialista.

La inteligencia emocional se compone de cuatro competencias básicas que los inversionistas deben conocer:

  • La autoconciencia es la capacidad de uno de percibir con precisión sus emociones y mantenerse consciente de ellas mientras ocurren.
  • La autogestión es la capacidad de utilizar la conciencia de sus emociones para mantenerse flexible y dirigir de manera positiva su conducta.
  • La conciencia social es la capacidad de percibir con precisión las emociones de otras personas y comprender lo que realmente está pasando.
  • El manejo de las relaciones es la capacidad de utilizar la conciencia de sus emociones y las emociones de los demás para gestionar interacciones con éxito.

“Cualquier persona puede mejorar su IE. El paso fundamental es conocerse a uno mismo. La autoconciencia es una habilidad fundamental de la IE: Cuando la tienes, la autoconciencia hace que las demás habilidades de la inteligencia emocional sean mucho más fáciles de utilizar e incorporar en tu repertorio. Un alto grado de autoconciencia requiere la voluntad de descubrir cosas sobre ti mismo de que aún no estás consciente”, dijo Travis.

A pesar del creciente enfoque en la IE, se mantiene un déficit global en la comprensión y el manejo de las emociones.

“Solo el 36% de las personas que hemos evaluado es capaz de identificar con precisión sus emociones mientras ocurren. Esto significa que dos tercios de nosotros están normalmente controlados por las emociones y todavía no son expertos en divisarlas y usarlas en nuestro beneficio”, reveló el consultor.

“Las buenas decisiones requieren mucho más que un conocimiento de los hechos. Se toman usando el autoconocimiento y el dominio emocional que deben ser reconocidos, desarrollados y recompensados”, concluyó Travis.

Topics: inversionistas, Management